El Cronicón   

          Arqueología enlaguna

Los laguneros de antes de Cristo

Las recientes excavaciones ( año 2003) en los pagos de el Villarejo y el Tenderín -las Cubas propiciadas por el ayuntamiento de Laguna, a través de la sociedad municipal Prado Boyal, han sacado a la luz una amplia muestra de restos arqueológicos que han puesto de manifiesto que las tierras del término de Laguna ya estaban pobladas hace 5.000 años.

 

Probablemente, en aquellos tiempos no era la sal de la laguna la que orientaba la economía de los antiguos pobladores de este término, pues los lugares excavados están próximos a la carretera de Segovia, un tanto alejados de la laguna. Los hallazgos arqueológicos muestran un poblamiento ya desde finales del Neolítico peninsular, (hace unos 5.000 años), continuándose a lo largo de la Edad de Bronce (cultura del vaso campaniforme), hacia el 1700 a. C. y llegando hasta la cultura vacea de " el Soto", en torno al año 500 a.C, en plena edad del Hierro. También se han datado poblaciones tardorromanas, de finales del imperio romano, en torno a los siglos II y IV; y poblamiento alto y pleno medieval, en este caso en la zona del Villarejo.

.

Estas diversas dataciones muestran un poblamiento irregular, con épocas de abandono del territorio y nuevas ocupaciones posteriores.

De los restos encontrados, se deduce un poblamiento primitivo basado en cabañas de forma elíptica, sobre estacas de madera, tapada su techumbre com ramas; los numerosos hoyos encontrados en el Tenderín- las Cubas ( más de 560 hoyos o "agujeros de poste") así lo atestiguan. Muchos de esos agujeros de poste se corresponderían con silos de almacenamiento, lugares que al ser abandonados se rellenaban con restos inservibles, que son los que se han descubierto en estas excavaciones. Se ha puesto al descubierto además el resto de un horno , que demuestra una importante actividad alfarera en la zona. Los restos cerámicos hallados van desde la primitiva cerámica a mano del neolítico, hasta la realizada a torno y a torneta, así como la realizada a molde, caso de la "terra sigillata" romana tardía. Buena parte de esos restos cerámicos presentan decoración incisa y pintura

Son significativas una variedad de pequeñas piezas que expresan interesantes aspectos de la vida cotidiana de los laguneros de tiempos pasados. Parte de ellas demuestran que la actividad básica de estos antiguos habitantes laguneros giraba en torno al cereal, pues se han encontradoo restos de hoces así como fragmentos de piezas de molino de mano para moler el trigo. Entre el instrumental de metal, se han localizado puntas de flecha tipo "palmela" y un fragmento de puñal tipo "lengüeta", ambos de la edad del bronce. En piedra, restos de hoces del neolítico, en concreto dientes de cuarcita y silex, que iban armados sobre hoces de madera o de hueso. Estos antiguos pobladores utilizaban los huesos de sus animales domésticos, ovejas, cabras, bueyes y otros, para fabricar instrumentos de uso cotidiano, como agujas y punzones.También aparecieron elementos de adorno personal, caso de una cuenta de arcilla de un collar y una fíbula de bronce. La actividad textil también está presente desde muy antiguo como lo muestra la pesa de un telar prehistórico recuperada. Es llamativo por su singularidad el pequeño fragmento de cerámica tipo "quesera", además del horno antes referido.

El yacimiento de el Villarejo, de poblamiento más tardío, tardorromano y medieval, ha aportado fragmentos de vasijas de uso cotidiano, como ollas, orzas o recipientes para líquidos.

           

Las excavaciones se han realizado sobre parte de los terrenos; en concreto, aquellos afectados por el futuro polígono industrial. Así, de los 18,7 Has de El Tenderín- las Cubas, se ha excavado sólo la mitad, que afecta a su parte oriental. En cuanto a el Villarejo, de 30, 6 Has., se excavaron 24,9 has., quedando el resto bajo los futuros viales y aparcamientos del polígono.

Las excavaciones fueron encargadas a la empresa Arcadia, quien llevó a cabo los trabajos sobre el terreno a lo largo del 2003, realizando su análisis y clasificación en el 2004, para concluir todos los trabajos con una exposición final en la Casa de las Artes en mayo de 2005, aprovechando el 25º aniversario de la constitución de la sociedad muncipal Prado Boyal. Los restos hallados permanecerán en depósito en el Museo Arqueológico de Valladolid, al finalizar la exposición reseñada.

Ir a página principal.     Ir al Cronicón