enlaguna.com

Luis Daza y Ana de Herrera  otorgan en su testamento  40.000 maravedís  para fundar un pósito pío


En el nombre de Dios y de la Santisima Trinidad, Padre e Hijo y Espiritu Santo... sepan quantos esta carta de testamento e ultima boluntad bieren como nos, luys daza, vecino del lugar de Laguna... e ana de herrera, su muger... estando el dho luis daza enfermo en la cama de dolencia corporal aunque en my buen seso, juizio e entendimiento, loado dios, e yo la dha ana de herrera, buena e sin enfermedad, pero porque la muerte a toda criatura es cierta e la ora ny como ni quando no la sabemos por lo qual toda persona cuerda e de rrazon a de estar aperzibida para quando la boluntad de dios fuere serbido de lo llamar a dar quentas de sus culpas y pecados... conozemos por esta carta que hazemos e hordenamos entranbos de una boluntad e concordia nro testamento e postrimera boluntad en la forma y manera siguiente:
Ytem mandamos de nuestros bienes despues de nuestro fallescimiento se den quarenta myll maravedis, beynte myll maravedis por cada uno de nosotros al concejo justicia e regimiento desta villa los quales sirban a que se empleen en trigo e en los tienpos nezesitados se den en trigo entre las personas nezesitadas del dicho lugar de Laguna, haziendo seguridad quando se lo dieren de lo bolber en trigo al berano e asi lo rrecoxan e sienpre se enplee cada año a la mayor nezesidad en lo suso dicho de manera que perpetuamente se baya conserbando esta obra e se cunpla lo susodicho e sean patrones el gobierno, justicia e rregimiento del dicho lugar a que tengan cargo de lo hazer e tanbien el cura de la yglesia del dho lugar e estos tengan dos llabes, la una el dicho gobierno e la otra el dicho cura e los unos sin los otros no lo puedan dar sino que todos juntos sean en darlo e tornarlo a cobrar e hazer de suerte que siempre esten en pie los dhos quarenta myll maravedís, para que la dicha memoria se conserbe se haga perpetuamente lo susodicho y en ello no aya fraude ny ynteres ninguno sino que lo den de manera que los nezesitados, dando la dha seguridad, sean los aprobechados.

A veinte y cinco de setiembre de myll e quinientos e setenta y cinco.

El Cronicón de Laguna. J. Palomar

Ir a noticias      Ir al Cronicón


 

 
El magnánimo personaje, Sebastián Ruiz de Enebro, militar con el grado de capitán en las tierras de México, del reino de la Nueva España,  ha dejado en testamento para la fundación de una obra pía la cantidad de 30.000 pesos de plata que, inicialmente, han quedado reducidos a 7.000 pesos (1.904.000 maravedís de plata), y después han quedado en 6.000, una vez descontados los gastos de tramitación y repatriación a las tierras de Castilla de dicha cantidad. Una nueva remesa de 3.000 pesos ha llegado con posterioridad, elevando la cifra a 9.000 pesos. Con tal montante, que el fundador encargó se aplicara en la compra de tierras para obtener de ellas rentas para emplear en la obra pía, finalmente se han firmado varios censos, vinculados  a la ermita de Ntra. Sra. del Villar por deseo del donante, que generan unas rentas por valor de 3.511 reales de vellón ( 119.374 maravedís) anuales.
El testamento, aunque fue otorgado en once de noviembre de 1591, no se vio plasmado en la fundación de la obra pía prevista por su fundador hasta el año de 1637, y aún hubo  que esperar hasta 1656 para empezar a ver obrar sus efectos benéficos para Laguna, después de varios pleitos.
Los primeros patronos de la obra pía, según dictó en su testamento el señor Ruiz de Enebro, lo son su sobrino, el señor Gómez de Enebro, y  el cura de la iglesia de la Asunción, el padre Juan de Minguela, además del alcalde ordinario por los hijosdalgos del  lugar, el señor don Antonio de Lugo.
La partida más sorprendente de estas memorias es sin duda la que otorga 550 reales anuales para pagar a un maestro de primeras letras para enseñar a los niños pobres de la villa. Ojalá que se puedan beneficiar muchos de nuestros niños de la clase jornalera que, a buen seguro, no lo tendrán nada fácil  sabiendo que al levantarse cada día se verán en la apremiante obligación de acudir con sus padres a ganarse el sustento diario.
Las generosas memorias del señor Ruiz de Enebro dejan entrever también la preocupación de nuestro benefactor por la salvación de su propia alma, a cuyo objetivo dedica parte de la fundación. Los beneficiados clericales estarán por ello de enhorabuena, pues el fundador  encarga 96 misas al año rezadas en la ermita de la Virgen del Villar, a 4 reales cada una, y otras 4 misas cantadas, a 12 reales, lo que supondrá dejar  en las arcas de nuestros curas 432 reales cada año. El ermitaño se llevará de la fundación 44 reales, empleándose también de los mismos fondos 110 reales en aceite para la lámpara de Ntra. Sra. y 100 reales en ornamentos.
Para la fundación de estas memorias, los patronos designados por su fundador, como queda dicho, han dejado suscritos varios censos, con importantes cantidades en préstamo. Destaca entre ellos el censo tomado por el mayorazgo de Diego de Vera, vecino de Salamanca, con un capital prestado de 66.000 reales de vellón, a un interés del 3%; capital reducido posteriormente a 60.500 reales, tras una redención parcial. Es también significativo el censo tomado por la familia Rivadeneira, recientes compradores de los derechos reales de este municipio, quienes serán desde 1661 los marqueses de Laguna. Alonso y su hijo Baltasar de Rivadeneira tienen suscritos censos por un total de 32.823 reales de vellón de la fundación de Ruiz de Enebro.

 

El testamento del “gran” capitán

 

...sepan quantos esta carta vieren como yo el Capitan Sebastian Ruiz de Enebro,  vezino desta ciudad de Mexico de la Nueba España y natural de la ciudad de Valladolid en los Reinos de Castilla, hijo legitimo de Antonio Ruiz de Enebro y de Agueda de Salzedo, mis padres difuntos... estando como estoy enfermo y en mi entero juizio y memoria... y temiendome de la muerte que es cosa natural y deseando poner mi alma en carrera de salbazion otorgo que hago y ordeno mi testamento ultima y postrimera boluntad en la forma y manera siguiente:
 Iten es mi boluntad que de las cantidades de pessos que assi me deben como se fueren cobrando entren en poder de Juan Ruiz de Portillo asta en cantidad de treinta mill pessos para que dentro de tres años en cuio tiempo se abran cobrado de las personas que los deben, mis albazeas los rremitan registrados a los reinos de Castilla y contratazion de la ciudad de Sebilla para que alli se entregue a Don Gomez de Enebro, Caballero del habito de Santiago, Regidor de la ciudad de Valladolid, mi sobrino y al cura que es o fuere del lugar de Laguna con el alcalde hordinario de hijos dalgo si le hubiere y si no el alcalde de los hombres buenos ... y puesta la dicha cantidad de treinta mill pessos en el dicho lugar de Laguna se imponga en renta en fincas seguras instituiendo y fundando della las obras pias que a los susodichos les pareciere mas del serbizio de Dios nuestro señor atendiendo a su perpetuidad entrando en parte y aplicando la que les pareziere de dha renta a la hermita de Nuestra Señora del Villar con cargo de que en ella me encomienden a Dios, y las demas personas que partiziparen del benefizio de la obra pia que se hiziere la qual a de ser a elezion de los susodichos y por su horden la cobranza de lo que rentaren los dichos treinta mill pessos, nombrandose por patronos de las obras que se instituieren subzediendo en el dicho patronazgo y cobranza de prinzipal y rreditos el pariente mas zercano del dho Don Gomez de Enebro y mio y suszessores del cura y alcalde que fuere del dho lugar de Laguna...
Año 1591

El Cronicón de Laguna. J. Palomar

Ir a noticias        Ir al Cronicón

 


                                                                                                                                           enlaguna.com

 

Lo mandó en su testamento hecho en 1599

 

Francisco González Fraile, natural de Laguna, cura y beneficiado  de las villas de Valparaisos, en la diócesis de Cuenca, ha otorgado ante escribano público su testamento, por el cual, a parte de mandar sea sepultado en la iglesia de Laguna, deja encargadas mil misas en sufragio de su alma y otras cien misas más por sus padres y abuelos. Sin embargo, lo que realmente ha conmovido a los vecinos de Laguna en su testamento ha sido la donación de 500 ducados para fundar una obra pía y pósito, o alhóndiga, para socorrer a los vecinos más pobres. La letra del testamento lo cuenta así:
...Item mando y es mi boluntad que para el sustentto de los pobres deste lugar de Laguna donde yo estoy al presente y soy natural quinientos ducados... los doscientos cinquenta que dare este mes de mayo venidero y los otros doscientos cinquenta el año que viene de mill y seiscientos.
...los quales quiero y es mi voluntad que sean para emplear en trigo y de ello se aga una memoria y hobra pia para remedio a los pobres deste dho lugar que haziendose y bendiendose en pan cozido los meses de abril y mayo y junio al prezio que a los administradores les pareziere, siendo a comodidad de los pobres,... y en la forma que esta memoria y hobra pia vaya siempre en aumento y no en deminuzion.
...que para el buen gobierno deella el trigo que resultase de los dhos quinientos ducados se ponga en una camara diputada para ello la qual ttenga tres llaves y cada uno de los administradores una de ellas para que ninguno de por si pueda librar ni sacar trigo de la dha camara.
  ... que si los años vinieren nezesitados... que les den hasta treynta cargas ( a los labradores)... 
... que si la memoria aumenta hasta mil fanegas de trigo no pueda crezer mas y que todo lo que de ella sobrare y se fuere acrezentando cumplidas las mil fanegas se gaste en dar limosnas a pobres prinzipalmente en pascuas o en casar guerfanos de este lugar que sean naturales de el lugar de padres y abuelos... teniendo considerazion con las mas virttuosas... ( se gaste también ...)... en pagar serbicio Real por los pobres de este lugar... y habiendo ganancias para pagar el serbicio real de todo el pueblo lo puedan pagar y azer...”
La fundación estará bajo jurisdicción exclusivamente religiosa, como así lo manda el fundador, advirtiendo que en caso contrario los bienes del clérigo pasarán a manos de su familia:
“...que solo el obispo de esta diozesis pueda visitar esta memoria a quien suplico la reciba bajo su protezion y mande provisores y visitadores...
...en caso de que la justicia se entrometa hago mis bienes partibles en Ana Frayle y los hijos de Juan Frayle y de Juan de el Oyo mis hermanos...”
La fundación estará regida por tres administradores: uno nombrado por los alcaldes y regidores del lugar, como mayordomo; otro administrador elegido por el cura y beneficiados, junto con los regidores y alcaldes, entre uno de los dos alcaldes del lugar, siendo cada año un alcalde distinto el que ocupe el cargo; el tercero, en calidad de patrón, será uno de los hermanos del fundador, y posteriormente, sus descendientes varones más directos, haciéndose prohibición expresa de aceptar mujeres como patronas: “...y en ninguna manera suzeda embra en el dho patronazgo...”.
Y junto a las mil misas  por el alma del fundador, se rezarán además cada año dos misas sufragadas con los bienes de la memoria, una de réquiem y vigilia a la tarde después de la Virgen del Villar; la otra de albricias en Pascua de Flores.

El testamento fue entregado en dos de marzo de 1599.

El Cronicón de Laguna. J. Palomar

Ir a noticias        Ir al Cronicón