Enlaguna Verde

 

Ruta del canal del Duero y la vía de Ariza

 

Iniciamos esta ruta a la altura de la Depuradora, casi al pie de la ermita del Villar, en el puente que en ese lugar cruza la vía de Ariza y el canal. Cogemos el camino que bordea el canal, corriente arriba. Este camino ha sustituido a una senda anterior que hacía el mismo recorrido bordeando el canal. La vía de Ariza acompaña en este primer tramo al canal, discurriendo paralela, a su derecha. A unos 500 metros, llegamos a la altura de la estación, que mantiene aún impecable la construcción en piedra caliza del edificio, de finales del siglo XIX, tras la inauguración de la línea en 1895. Laguna mantenía esta estación con la categoría de apeadero en la línea que llegaba hasta Ariza (Zaragoza). Hoy, la casa es de uso particular. Poco más adelante nos encontramos con un segundo puente de piedra y ladrillo macizo, que conserva la construcción original de primeros del siglo XX. El canal se construyó en 1886 para abastecer a Valladolid de agua potable. Un kilómetro más adelante nos encontraremos con otro puente, que también mantiene su construcción original de finales del XIX, salvo los aramboles. Una vez pasada la estación, unos 100 metros más adelante, nos encontramos una toma de agua, a la derecha, donde arranca la acequia, que recorre de Este a Oeste todo el término municipal. Esta construcción es de primeros del XX; poniéndose en funcionamiento en 1905 por la Sociedad Industrial Castellana. Todo el camino trancurre entre bosques de pinares, quedando a la derecha una vega entre el canal y los pinares, con cultivos de huerta, en un nivel de unos 20 metros por debajo. Los viejos chopos que flanqueaban el canal fueron cortados recientemente, siendo sustituidos por nuevas plantaciones de árboles de ribera, que se suceden cada cuatro o cinco metros, parte de ellos ya secos y otros tronzados. Al llegar al tercer puente, se puede cruzar al lado izquierdo, o seguir por el ancho camino. Por el sendero izquierdo, el terreno aparece salpicado de matorrales de rosales silvestres, espinos albares, retama, torvisco y espárragos trigueros, además de los pinos piñoneros y alguna encina. La ruta del canal se corta al llegar a la carretera de Segovia, que cruza el canal perpendicularmente. Los últimos 200 metros antes de llegar a la carretera, el canal aparecen encauzado en un cauce todo el de cemento.Se puede cruzar bajo el puente de la carretera y seguir la ruta del canal. Nosotros nos desviamos a la derecha, bajamos a la vega, en las proximidades de Puente Herrera y realizamos el camino ahora a la inversa, casi paralelos al canal, pero ahora por la vieja vía de Ariza, que transcurre separada del canal unos 200 metros. Entramos nuevamente en zona arbolada de pinar y cogemos la vía, aunque podemos ir también por un camino que avanza paralelo y muy próximo a la vía. La sensación de vernos transportados en el tiempo es inevitable. El paisaje causa una sensación de extrañeza, al ver los railes invadidos por la vegetación, que en algunas zonas se hace impenetrable y es necesario salir por senderos que la bordean. En las zonas más espesas, las zarzamoras se apoderan del espacio, no faltando los espinos y rosales, salpicados por mimbreras. Llegamos a la altura del espacio recreativo de los Valles, vuelven a aparecer a la derecha zonas urbanizadas y una fuente, en el paraje conocido como La Farola, que ha hecho crecer una vegetación de gran espesura que engulle la vía, que durante unos cien metros desaparece. Nos encontramos ya en las proximidades de la estación, la vía transcurre entre pequeñas huertecillas, hasta llegar a un paso a nivel, guardado antiguamente por una caseta de piedra, del mismo estilo de construcción de la estación. Llegamos finalmente al puente del punto de partida, también original, de finales del XIX, donde finaliza el recorrido.

Longitud de la ruta: unos 7 kilómetros.

Volver