Oficios enlaguna

 

El barquero

"Sebastián de Vega, vecino de Laguna... dijo que hacía postura a la parte de la barca que esta en el río Duero que toca a esta villa, desde el día del señor Santiago... y ofrecía doscientos ducados de vellón... con las siguientes condiciones: que si la barca por infortunio o crecidas no anduviere... habiendo dado aviso a la justicia, se le ha de rebajar de la renta. Que si se fuere la barca, no llegando mas allá de las cercas del Abrojo, el dicho concejo ha de estar obligado a dar la gente necesaria para volverla al puesto y que si pasare de allí abajo ha de ser por cuenta del dicho Sebastián de Vega. Que le han de dar maromas, tirantes y barca a satisfacción y la casa de la barca. Que ha de estar de día y de noche en la casa de la barca. Que ha de pasar dicha barca de día aunque baje el río mas alto que la fuentecilla... Y me obligo de que no llevaré más que a cuatro maravedís por cada cabeza que pasase..."

Año 1674.

Texto: El Cronicón de Laguna, J. Palomar.

 

Volver