Oficios enlaguna

 

El cirujano y sangrador

En el año de 1641, Francisco Blanco, oficial de barbería "...pareció en concejo público" e hizo postura al servicio de barbería y cirugía del lugar de Laguna bajo las siguientes condiciones: "...afeitará a cada vecino todo el año por cinco reales y los labradores a media fanega de trigo pagado el agosto en las heras y los cinco reales en dos tercias la mitad día de Santiago de julio, la otra mitad a diez de febrero. Hará cada sangría de los brazos por medio real y del tobillo a real. Les hará cada ventosa seca a cuatro maravedís y sazada a ocho maravedís. Las visitas hará de balde. Afeitará a los hijos de los vecinos de balde...".

En 1706, Manuel Agudo, barbero y sangrador del convento del Abrojo y de la villa de Laguna y vecino de ella se obligaba "...asistir a los vecinos, viudas y menores desta villa por un año... desde el día de San Juan de Junio ... en que me obligo a afeitar, sangrar y echar ventosas, sanguijuelas, visitar y asistir a todos los enfermos que hubiere y a todos los casos de cirujía, no siendo de mano airada, que esos se me han de pagar a parte y de todo lo demás me ha de pagar cada vecino de esta villa con su familia veinte y dos reales de vellón, y las viudas y menores a once reales cada uno... además del salario me ha de pagar esta villa de los propios y rentas de ella doscientos reales de vellón por todo el año".
Con Manuel Agudo se impone el sistema de iguala, con una cuota fija que incluye todos los servicios. En posturas posteriores (año 1716) logrará además que el concejo le exima del pago de tributos.

 

Texto: El Cronicón de Laguna, J. Palomar

 

Volver