Oficios enlaguna

 

El pescador


El aprovechamiento de la pesca en el Duero se somete a postura pública. Con cierta frecuencia, es el propio adjudicatario de la barca quien se hace con los derechos. Así ocurría en 1668, cuando Sebastián Toribio, barquero, junto con Agustín Vallelado, se hacía con el arrendamiento de la pesca por 40 reales anuales. La adjudicación del aprovechamiento de la pesca se refleja ya en las cuentas del concejo en 1578. En 1654, la renta se fijaba en 918 maravedís (27 reales); aumentando con posterioridad hasta los 40 reales mencionados.

Texto: El Cronicón de Laguna, J. Palomar

 

Volver