Enlaguna

 

El arca de los privilegios


Los documentos más importantes del pueblo, entre los que figuraban los privilegios concedidos a Laguna por Juan II, Enrique IV y sucesivos reyes, eran custodiados en un arca que se guardaba en un nicho de la iglesia parroquial y que se abría con tres llaves que poseían diferentes autoridades de la aldea .

Con las llaves de que disponían Joseph Gómez Cabezudo, regidor del concejo, Cosme Gutiérrez, procurador general de la villa, y Francisco Domínguez, alcalde ordinario, una comitiva concejil se dirigió a la iglesia parroquial, donde Juan Vizcaya, el escribano de este lugar, procedió a abrir el arca donde se contenían los privilegios antiguos de la villa, para hacer traslado de los mismos y hacerlos valer ante las autoridades de Valladolid, reticentes a su cumplimiento.
"... fueron a la iglesia parroquial de Santa María de esta villa y habiendo mandado llevar una escalera yo el escribano la arrimé a la pared donde hay un hueco al lado de la epístola de la nave primera de dicha iglesia y con una llave que me entregaron abrí una puerta que es de reja de hierro con su candado y habiéndola abierto saqué y traje una arca pequeña con su cerradura y habiéndome entregado la llave de ella se halló dentro de dicha arca entre otros papeles una caja de latón y en ella un privilegio y otros en él inclusos concedidos por los señores reyes católicos de España a esta villa y sus vecinos escrito en pergamino y lo mismo sus confirmaciones que la última fue expedida por nuestro católico rey Don Carlos Segundo que Dios guarde, en la villa de Madrid a ocho de julio del año pasado de mil y seiscientos y sesenta y seis primero de su reinado, con un sello de plomo pendiente de un cordón de seda de diferentes colores."
Seis de mayo de 1696."

El Cronicón de Laguna, J. Palomar.

Más tradiciones