Enlaguna

 

Las Capitulaciones matrimoniales

 

Las capitulaciones matrimoniales de otros tiempos especificaban la dote y regalos que padres y familiares hacían a los novios.

En 1721, Antonio Hernández y Francisca Zurro comparecieron ante el escribano público de Laguna, en presencia de los pertinentes testigos, declarando su intención de casarse, "...habiendo corrido las tres canónicas muniziones que manda el Santo Concilio de Trento" y dándose " palabra y mano el uno al otro... y el dicho Antonio Hernández, por la honestidad, virginidad y buenas partes que concurren en la dicha Francisca Zurro la mandaba en dote y arras... cincuenta ducados de vellón (...que confiesa caben en la décima parte de sus bienes...).
Francisca Zurro llevaba al matrimonio... "la legítima y herencia que le toca".
Antolín Hernández, padre del novio, mandaba a su hijo: "Una casa en la calle del Medio, suya propia, para que la vivan por tiempo y espacio de ocho años; y más, por el mismo tiempo, un majuelo de una aranzada..."
"Antonio Fraile manda a los dichos contrayentes una fanega de trigo para el día de Nuestra Señora de agosto venidero..."
"Juan Martín otra fanega para el día que se celebre la boda".
"Sebastián Zurro, para dicho día veinte libras de vaca"
"Francisco Gil media fanega de pan cocido".
"Marcos de Valderas siete reales y medio".
"Miguel Valderas una cántara de vino para el dicho día".
"Marcos de Valderas, menor en días, otra cántara".
"Felipe Cortezón otra fanega de trigo cada y cuando que la pidan".
"Antonio Vallelado media cántara de vino para el dicho día de la boda".
"Manuel Zurro, para dicho día, seis libras de vaca".
"Juan Martín, menor en días, siete reales y medio para el referido día".
"Bernardo Zurro un real de a ocho de quince reales para dicho día".
"Ignacio Gil cuatro reales de plata de a dieciséis cuartos".
"Cosme Valderas otros cuatro reales de plata".
"Joseph Domínguez les manda un cordero lechazo para dicho día de la boda".
"Ana Martín, madre de la novia, manda a la dicha su hija:
Una cama de madera de pino con sus cordeles.
Un jergón de estopa nuevo.
Dos sábanas nuevas, una de lienzo y otra de estopa.
Una manta blanca de valor de treinta reales.
Una colcha de lienzo amantelada.
Dos almohadas de lienzo y una delantera para dicha cama de lienzo.
Dos cazos de azofar, uno mediano y otro más pequeño.
Dos sartenes de hierro del mismo género que los cazos.
Una mesa de madera de pino.
Un banco raso.
Dos morillos de hierro de peso de ocho libras.
Un taburete de badana.
Seis platos y seis escudillas de Talavera.
Seis pinturas ordinarias de relicarios.
Dos cuadros ordinarios de hechuras de la calle de Santiago."

El Cronicón de Laguna, J. Palomar.