Enlaguna

 

El Concejo abierto

El concejo abierto era la asamblea de vecinos. Los vecinos se reunían en concejo abierto para tomar las decisiones importantes que afectaban a la villa, funcionó a lo largo de la Edad Media y sobrevivió a la Edad Moderna, perdurando al menos hasta la primera mitad del siglo XIX. El proyecto de nuevo ayuntamiento de 1786 puso bien a las claras que la participación vecinal en los concejos era importante pues, según se declara en varios informes, los vecinos ya no cabían en la sala capitular, destinada a las reuniones vecinales, y tenían que seguir las deliberaciones desde fuera: "... por ser la sala de Ayuntamiento muy diminuta, pues no cabe la mitad de el vecindario al tiempo de celebrar el concejo..."

La convocatoria de concejo era anunciada a son de campana tañida y solía celebrarse en domingo, después de la misa mayor, pregonada en alta voz por el pregonero público por las calles de la aldea. En las actas solía quedar redactada de la siguiente manera: " ...Estando juntos en nuestro concejo y ayuntamiento según lo tenemos de uso y de costumbre de nos juntar a las cosas tocantes y cumplideras al bien y procomún, a son de campana tañida y voz de pregonero público..." (año 1574).
Para dar fe de todos los acuerdos tomados en asamblea por los regidores, alcaldes y concejo público, estaba el escribano del número y ayuntamiento, que hacía funciones de notario de todas las decisiones municipales.

El Cronicón de Laguna, J. Palomar.

Más tradiciones