Enlaguna

 

Procesión de los estandartes

Todos los años, los vecinos celebraban el ritual que les llevaba en procesión al convento franciscano del Abrojo rezando una letanía. Esta manifestación era una expresión más de la devoción que los vecinos sentían por el santuario franciscano y por el venerado fray Pedro Regalado. En la procesión, se portaban dos estandartes, uno encarnado y otro azul, y un guión del Santísimo, y a veces otro de la Virgen del Rosario. Los vecinos ofrecían limosnas por llevarlos el día de la procesión. En la del 7 de mayo de 1730, Francisco de Blas portó el estandarte encarnado por una libra de cera; Sebastián Velázquez ofreció 30 reales por el estandarte azul y Francisco Gervás ofreció un cuarterón de cera por portar el guión. En la letanía del año siguiente, se prometieron dos libras y media de cera entre estandartes y guión. El 7 de mayo del 1733, tres libras y media. En 1734, Francisco Gervás portó el guión de Ntra. Sra. del Rosario, ofreciendo un cuarterón de cera "...y lo llevó y metió en dicho convento y a la vuelta lo sacó Antonio de Astorga, y al llegar enfrente del camino que va a la aceña, Francisco Cabo daba media libra y no se le quiso dar dicho Antonio de Astorga."
Es esta una expresión más de los estrechos lazos que, desde los tiempos del glorioso Regalado, unen nuestra aldea con el convento franciscano, que suele estar presente también en los testamentos de los laguneros con mandas de misas y limosnas.

El Cronicón de Laguna, J. Palomar.

Más tradiciones